viernes, 10 de octubre de 2008

El Arte de Comunicar

Un día cualquiera, después de buscar mil y una respuestas a una decisión importante, busqué a la única persona que podía en ese momento ayudarme a resolver mis dudas, entre ellas, la de ser periodista. Llegué a las oficinas de una importante emisora, allí busqué a esa persona, a mi papá, su nombre, Enrique Narváez Benítez. Sabía que con su vasta experiencia en el campo de los medios de comunicación, podrían ser de gran ayuda y de mucha utilidad para que yo tome la decisión más acertada y con la que mejor me sintiera.

El diálogo que mantuvimos se prolongó alrededor de dos horas, debatimos mil y una posibilidades, llegamos a demasiadas conclusiones. En este texto resalto las más importantes:

En primera instancia, mi papá me dijo que así el me dé pros y contras a cerca de la comunicación social y el periodismo, la decisión estaba netamente en mis manos. Que siempre me apoyaría en mis decisiones así él no esté de acuerdo.

Que el periodismo es hermoso pero que hoy en día, y podríamos decir que nunca, ha sido tomado en cuenta por las naciones y mucho menos en nuestro país. El periodismo es más que una simple profesión, si es tu decisión y op5tas por seguir en este cuento, debes entregar lo mejor de ti porque eres el mensajero de una comunidad con deseos de enterarse de lo que pasó, pasa y pasará en el diario vivir.

Que el periodista debe dedicarse de lleno a este oficio, pues debe crear a partir de la veracidad de los hechos, de manera artística para que quien lea esto, sepa y entienda qué es lo que lee. Que el periodismo es solamente una parte del arte de comunicar y que yo ya estaba inmiscuido en el medio, que ya sabía a qué me enfrentaría si desidia ser un artista de la comunicación y para él sería bueno saber que al menos uno de sus hijos sacó ese apasionamiento que genera estar dentro de un mundo totalmente a parte del resto de la sociedad. Que no por nada el periodismo era considerado como el Cuarto Poder, así muchos quieran acabar de a poco con los medios de comunicación masiva como la radio y la prensa y que nuestra misión, si la aceptaba, era la de intentar mantener a estos medios, dándole fuerzas dentro de la sociedad, ”¿de qué forma se logra esto?, la respuesta la das tú cuando comiences a ejercer, pues existen múltiples formas pero nadie las aprovecha, uno porque dependen de un jefe que pone obstáculos y dos por que se necesita plata para poder levantar los medios de comunicación, y son pocas las personas que apoyan estos proyectos”. Me dijo todo esto y tras un silencio total, donde se escuchaba únicamente la música de las emisoras de la empresa; lo último que me dijo fue que recordase siempre que el comunicar es un arte y que con esta habilidad se nace y se le va dando forma, se la va moldeando y que es molesto cuando hay personas que dicen ser periodistas y comunicadores y ni siquiera saben redactar una carta. “Recuerde que usted es fuente de veracidad ante la sociedad, quien es la que juzga sus trabajos artísticos, y sin no sabe darle sentido a lo que dice, es mejor que antes de decirlo busque fuentes y compare datos para no salir con un chorro de babas” “siempre debe recordar que no es su imagen la que está en juego, sino su reputación como comunicador”. Es mejor que recapacite y que piense con calma las cosas, no se apresure que aún es un niño y sé que tiene habilidades para la comunicación porque ya me lo ha demostrado, pero sabe a lo que se somete si es esta la profesión que desea tener.

Y con esa última frase me dio confianza para emprender un camino nuevo: el de convertirme en artista, el de querer plasmar mis ideas para compartirlas con otros y que esos otros juzguen lo que expreso. Un camino que tiene obstáculos, como todos, pero que sé que se pueden ir derrumbando con la perseverancia.


Escrito por: Daniel E. Narváez P.

No hay comentarios: