lunes, 1 de junio de 2009

EMAS anunció aumento de tarífas, Pasto dijo NO al aumento

Hasta botar la Basura tiene Precio




Como se dice coloquialmente, “al caído caerle”, y es que el municipio de Pasto no sale de la crisis que dejaron las llamadas “Pirámides”; cuando la Empresa Metropolitana de Aseo, EMAS S.A, anuncia el recorte de los subsidios por parte del Estado para el servicio de recolección de basuras a los estratos uno, dos y tres, y el incremento en los cobros por la prestación de este servicio.

En la Constitución de 1991, el articulo 334 dice: “El Estado de manera especial intervendrá para dar pleno empleo a los recursos humanos y asegurar que todas las personas, y en particular, las de menores ingresos tengan acceso efectivo a los bienes y servicios básicos”.

Es decir, el Grupo SALA (Soluciones Ambientales para Latinoamérica), accionista mayoritario de EMAS S.A., estaría violando los principios constitucionales de permitirles a los ciudadanos de menores recursos adquirir de manera eficiente el acceso al servicio de recolección de basuras y limpieza de sus calles.

Hay que reconocer que el servicio prestado por EMAS en la ciudad de Pasto por más de 10 años ha sido bueno, a tal punto que sectores como Bomboná y la Plaza del Carnaval, hoy en día muestran una cara totalmente diferente, pues las calles que colindan con estas edificaciones mantienen limpias demostrando que Pasto es la segunda ciudad más limpia del país después de Bucaramanga (Fuente: DANE).

Pero es inaceptable que a través del Asesor Jurídico del Grupo SALA, el doctor Pablo Felipe Arango, se anuncie a la comunidad en general que la empresa EMAS, constituida en este municipio en el año 1996 y que hoy en día pertenece a un grupo de inversionistas extranjeros, aumente intangiblemente las tarifas para los estratos más pobres de Pasto, alegando que el Municipio le adeuda a la empresa más de 1500 millones de pesos, correspondientes a las ayudas que el Estado debe hacer a las empresas privadas prestadoras de servicios públicos en cualquier ciudad.

Arango, como vocero de SALA, comenta que el aumento será de $9.000, es decir, los estratos 1, 2 y 3 que hoy pagan $3.000, a partir del 1 de Julio, deberían pagar $12.000. El doctor Álvaro Cabrera, veedor de Servicios Públicos del municipio de Pasto, asegura que el Municipio está a paz y salvo con EMAS y sus accionistas y que, además, presta el relleno sanitario “ANTANAS” a la empresa para que las basuras recolectadas a diario en la ciudad sean tratadas en ese lote ubicado en la vía panamericana norte.

“Cuando hay perdidas, se socializa quitando los subsidios a los estratos 1, 2 y 3, pero cuando EMAS obtuvo ganancias, los resultados de esas ganancias fueron privatizados al público en general… Si hay pérdidas, entonces que el Grupo SALA ponga en venta las acciones para que los pastusos las adquieran y la empresa regrese a manos de la ciudadanía, y si esto no se da, estoy de acuerdo en crear unA comité que se encargue de hacer un estudio en el cuál se tome como opción, conformar una empresa que compita con EMAS” Afirma el doctor Cabrera.

Por otro lado, la señora Sonia Solano, habitante del barrio Figueroa de Pasto, propone la desobediencia civil y la quema de los recibos de EMPOPASTO, ya que el cobro de tarifas de aseo va en la factura de agua que EMPOPASTO emite a los usuarios, como forma de manifestación para evitar el incremento de las tarifas.

El alcalde de Pasto, Eduardo Alvarado, como representante legal de las acciones que el municipio tiene en EMAS, se negó rotundamente al aumento de los costos tarifarios por concepto de aseo, justificando que las condiciones económicas actuales de los pastusos no son aptas para hacer aumentos en ninguno de los servicios públicos, teniendo en cuenta que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, en la crisis generada por las pirámides dio la orden del NO aumento de ninguno de los servicios públicos básicos, mientras se logre una estabilidad del 89% en cada una de las ciudades afectadas, es decir, Pasto aún no está en capacidad de hacer aumentos tarifarios, y mucho menos puede el Municipio abandonar a sus ciudadanos desmontando los subsidios que el Estado destina para los bienes y servicios básicos.

EMAS dice no tiene los recursos necesarios para cubrir esos subsidios, y que la empresa tiene un déficit económico, y claro que lo tiene, pues cabe anotar que CORPONARIÑO exigió a esta empresa el tratamiento de los lixiviados (desechos de las basuras) en el relleno sanitario “ANTANAS”, pero no por eso se debe hacer incremento a los estratos más pobres de la ciudad, que ascienden a 63710 familias afectadas, divididas en 10201 familias en Estrato 1, 26671 en Estrato 2 y 26838 en Estrato 3 (Fuente: Bancada Polo Democrático Alternativo, Concejal William Sarmiento).

La alcaldía de Pasto ha propuesto 700 millones en este año para cubrir el faltante que EMAS no podrá cubrir en los subsidios para los estratos 1, 2 y 3; y 150 millones más el año pasado como colaboración del Municipio de manera voluntaria al alivio económico pro-subsidios para lo más pobres. Dineros que han salido de los Recursos de Transferencias del Sistema General de Participaciones que Pasto tiene para el sector de Acueducto y Aseo de la ciudad, es decir, se ha quitado recursos a EMPOPASTO, que afecta a esta empresa en su labor diaria y la puede limitar en sus operaciones para brindar un mejor servicio a la ciudadanía.

Es de locos pensar que personas que vienen pagando $3000 mensuales por la recolección de las basuras, valla apagar $12000 de la noche a la mañana, teniendo en cuenta que ese solo gasto, representa en las familias más pobres, de estratos 1 y 2, una posible mini remesa. Por qué no se hace el aumento a los estratos 4 (6959 familias), 5 (2027 familias), 6 (15 familias) y comerciales (8019 usuarios) que poseen mayores rentabilidades económicas, o también se puede evitar el cobro de las tarifas abriendo licitación para que otras empresas adjudiquen ante el Municipio para competir con EMAS, que ganaría 3 mil millones de pesos con el aumento tarifario, y desmonopolizar esta empresa en el cobro de aseo y recolección de basuras en la ciudad.

Luego de varias reuniones entre el Comité de Desarrollo y Control Social, el Consejo de Pasto, el Grupo SALA, y la comunidad en general, se ha llegado al acuerdo de no aumentar las tarifas en el servicio que EMAS presta a la ciudad.

Entonces, ¿se va a seguir en la mediocridad de aumentar impuestos a aquellos que a duras penas sobreviven y se va a continuar en expectativas y en reuniones en las cuales los únicos perjudicados son los habitantes de la ciudad?; ¿se va a seguir perdiendo tiempo en rogarle a la empresa privada que crea en el municipio y que continúe con la labor tal y como la ha venido haciendo durante el tiempo que ha permanecido en el municipio?




1 comentario:

Anónimo dijo...

una noticia de actualidad, que interesa a toda la comunidad pastusa, donde se quiere dar a conocer en este espacio de informacion una clara situacion de lo que esta aconteciendo en la ciudad con la mepresa EMAS, utilizando fuentes confiables (se podría haber utilizado mas)que verifican los datos que se aportar. ALEXANDER RINCONES...